Piezas del Museu Comarcal de l’Horta Sud Josep Ferrís March

Pupitre

Género y educación

El acceso a la educación formal en la comarca de l’Horta se desarrolló de manera paulatina, limitada y desigual. El modelo escolar configurado por el Estado mediante la legislación que regulará la enseñanza entre 1860 y 1940, se corresponde a una sociedad patriarcal, basada en una interpretación de las diferencias entre hombres y mujeres, desfavorable a las segundas. La formación estaba orientada a la consolidación de la división sexual del trabajo: se planificó una enseñanza en escuelas separadas y el currículo femenino atendía fundamentalmente a cuestiones domésticas. La Ley Moyano de 1857 contempla las siguientes “Labores propias de su sexo. Elementos del dibujo aplicado a las mismas labores. Ligeras nociones de Higiene doméstica”. Los ligeros avances producidos en la etapa republicana hacia la coeducación, sufrieron un retroceso en la escuela del nacional-catolicismo, que, asigna a la mujer un rol de esposa y madre dentro del ámbito doméstico

Escoba (granera)

División sexual del trabajo

La escoba representa claramente la division sexual del trabajo propia de nuestra cultura tradicional, basada en las dualidades hombre/mujer produccion/reproduccion, espacio publico/domestico. En nuestro imaginario aparece vinculada a la mujer y al ambito domestico, pero el oficio relacionado con su produccion y distribucion era desempenado por hombres.

Las tareas divididas por genero es un hecho común en todas las culturas. A principios del siglo XX, hombre y mujer tenían responsabilidades diferentes en la reproduccion de la familia. El hombre debía aportar el “producto” de su “trabajo”, mientras que la mujer era la “reproductora”, con las obligaciones de procrear, crianza-educacion, procesamiento de alimentos y bienestar en el hogar. Esto no significa que las mujeres no realizasen actividades “productivas”, especialmente entre las clases populares de l’Horta, sin embargo, en la practica, la consideracion de las aportaciones en funcion del genero estuvo marcada por una valoracion desigual.

Cuna

Maternidad / Paternidad

A lo largo del siglo XIX se conformó el concepto burgués de familia nuclear, que potencia los vínculos afectivos entre progenitores y su descendencia y enfoca la paternidad/maternidad hacia la educación y socialización de los hijos. La mujer cobra especial importancia en la crianza y educación, idealizando su imagen de madre, mientras que el padre es ejemplo moral y quien presta atención a la instrucción de los hijos, especialmente los varones. Fundamentalmente afectó a las capas altas de la sociedad, pero poco a poco se fue extendiendo al resto de la sociedad. En las clases populares, la necesidad de aportar al sostén familiar ralentizó el acceso a la educación. En cualquier caso, si bien la madre era la encargada de la crianza, el control de todos los miembros de la familia recaía en el padre, que ejercía legalmente la patria potestad sobre los hijos y la tutela legal sobre su esposa.