Piezas del Museu de Història de València (MhV)

Mosaico de la Medusa

Estereotipos de género: Sujeto de la Historia / Alegoría

La górgona Medusa sirve como modelo de la mujer en el mundo griego. Este ser femenino de apariencia terrible representa lo caótico, lo oscuro, lo maligno pero también la astucia y la capacidad para el engaño. Pero Medusa es también una representación de lo maternal, de la fertilidad ya que de su cuello cortado nacen el caballo alado Pegaso y el guerrero Crisaor. Se trata de una antigua imagen de matriarcado que al convertirse en parte de la armadura de Atenea pasa a estar bajo el control de lo masculino, ya que Atenea al ser hija de Zeus es una representación del patriarcado. También hay que destacar la relación de Medusa con el mundo infernal y el más allá, por la presencia de las serpientes y su vinculación femenina con las fuerzas de la naturaleza. Medusa es una figura demoniaca que infunde temor y a la vez un amuleto contra la muerte

Ménsula con escena de Filis cabalgando a Aristóteles

Género y cuerpo

Género y sexualidad

El Lai d’Aristote es una fábula (narraciones divertidas y con frecuencia eróticas, con el propósito de entretener) atribuida a Henri de Valenciennes, cuya lección moral celebra el poder absoluto de Eros (amor). Pero pronto se estableció una relectura muy diversa: Filis se vuelve la esposa de Alejandro mostrando así la maldad de las mujeres en general y el deseo sexual que conduce hacia la fuerza debilitadora de la mujer. Este tema se utilizó durante la literatura medieval y posterior, dando lugar a múltiples interpretaciones: poder maléfico de la mujer, poder insuperable del amor carnal, debilidad del hombre sabio, conflicto entre valores religiosos y laicos, etc. Y desde el siglo XIV al XIX, la representación de este tema en arte es abundante, comprendiendo misericordias de coros y estatuaria arquitectónica, iluminaciones de manuscritos, tapicerías aristocráticas, orfebrería y utensilios de lujo y sobre todo grabados.

Vestido de la Moma

Estereotipos de género: Sujeto de la Historia / Alegoría

Género e indumentaria

Como contraposición a los Momos, símbolos del pecado, en la procesión del Corpus de Valencia también desfila la Moma, símbolo de la virtud, encargada de infundir en el ánimo humano la luz divina. Resulta curioso que quién se viste con los ropajes de la Moma, es un hombre aunque externamente lleve un traje de mujer. Este hecho puede tener su explicación en un doble motivo; el primero es que la ejecución de la danza de la Moma y los Momos responde al patrón de danza guerrera, en la que se ejecuta una lucha, tradicionalmente llevada a cabo por hombres y, el segundo es la escasa presencia de la mujer desde época medieval, considerada un ser pecador por la Iglesia, en las festividades religiosas ya que el ámbito tradicional de ésta es su casa, en su papel de esposa y madre y no las manifestaciones públicas.

Raid Valencia-Alicante-Valencia

Estereotipos de género: Sujeto de la Historia / Alegoría

Estereotipos de género: Sujeto / Objeto

Desde tiempos inmemoriales se han colocado con gran frecuencia representaciones femeninas más o menos míticas y muy a menudo desnudas en la parte delantera de los buques. Siguiendo esta tradición, el autor coloca a una mujer como elemento central de la composición. Sin embargo, se trata de una mujer diferente asociada a la modernidad derivada de la Exposición Regional Valenciana de 1909 (repetida como Nacional en 1910) y la presenta en una contexto de fiesta, alegría, novedad, etc., y, plenamente caracterizada con rasgos que la acercan incluso al retrato. El cartel demuestra la opción por otra forma de presencia pública y exhibición de la mujer valenciana, que habrá de convivir con las mantillas y el recato tradicionales. Constituye un paso adelante en la construcción de la mujer moderna de la sociedad de consumo, que refleja la obra gráfica del ilustrador Rafael de Penagos (1889-1954).

Cartel anunciador de la Feria de Valencia

Gran Feria de Valencia, 1934

 Género y cuerpo

Estereotipos de género: Sujeto de la Historia / Alegoría

Estereotipos de género: Sujeto / Objeto

La alegoría femenina nació en la Antigüedad para personificar las virtudes cívicas, diseñadas por hombres. Esta herencia de ideales mujeres semidesnudas incluye la Patria, la Paz, la Justicia… Las monarquías absolutistas utilizaron los atributos de Atenea-Minerva, túnica y coraza que cubrían bien los pechos, para representar las nacionalidades pero también las regiones. Tan solo la Revolución Francesa liberó este pecho, creando una Libertad o República con los rasgos de las míticas amazonas. Esta personificación, Marianne, mostraba su enorme pecho nutricio también para sugerir la igualdad de todos los hombres ante el nuevo estado. En España, las alegorías nacionales y regionales se “destaparon” tarde y con dificultad. La valenciana simbólica de los carteles de la Feria lució su larga túnica hasta 1920, cuando Vercher la desnudó integralmente. Esta tendencia Decó tuvo su auge con el triunfo de las ideas republicanas, mezclando el ideario político con el culto al saludable cuerpo deportivo. Sus pechos seguían tan perfectos e impersonales, como los de las primeras estatuas de mármol.

 

Busto de la Segunda República Española

Género y cuerpo

Género e historia

Estereotipos de género: Sujeto de la Historia / Alegoría 

Los atributos de la Libertad o República se definieron en los primeros años de la Revolución Francesa: el gorro frigio, los símbolos masónicos, el chitón abierto (atributo de las antiguas diosas de la naturaleza) que revela sus pechos nutricios. La recepción de Marianne en España hizo evolucionar sus atributos. Por ejemplo, la representación de la Constitución se mantuvo cercana a la de Hispania, una Atenea-Minerva, acompañada por el león heráldico. Tan solo después de la proclamación de la Iª República Española se normalizaron imágenes que combinaban el gorro frigio y los símbolos del progreso con el pecho descubierto. La época que renovó verdaderamente la imagen alegórica fue la de la IIª República. Entre sus modelos hubo mujeres con ropa moderna y cara individualizada, y también atrevidos desnudos integrales. El gobierno local promovió varias esculturas de la República en estilo Decó, muchas de ellas desaparecidas. El rescatado busto es ejemplo del drama de un arte de la alegoría política femenina, cuya comprensión quedó oscurecida por las destrucciones.